Lou Reed: la leyenda del rock transgresor

Imagen

La revista Rolling Stone avanzó la noticia de que el cantante neoyorquino había fallecido a los 71 años edad. Poco después, su agente británico, Andy Woolliscroft, confirmaba la noticia.

El músico había recibido un trasplante de hígado en mayo, del que se estaba recuperando, pero por el momento no se saben las causas del fallecimiento.

Fue la imagen del rock trangresor, salvaje e intelectual. Serio, consecuente con su perspectiva de la vida y de mirada profunda e inquietante rompió los convencionalismos y la moral de sociedad norteamericana.

Fue el fundador de The Velvet Underground, una de las formaciones más influyentes de todos los tiempos, un formación que rompió de todas las formas el arte musical. Lou fue apadrinado por Andy Warhol, quien diseñó la famosa portada del plátano

Amante de la literatura y fuertemente influenciado por el rock and roll y el rhythm and blues con personalidad propia desde muy jovencito. A los 14 años de edad, Reed recibió terapia por ser bisexual.

En 1970 llegaría su carrera en solitario, y en el 72 publicaría “Transformer”, producido por Bowie con canciones como esta

Travestis, drogadictos y desarraigados de la calle decoraban sus canciones. Y su influencia en grupos punk como Los Ramones se hacía obvia.

Estandarte del Glam rock, de la canción oscura, introvertida, envolvente y reflejo del perdedor e incomprendido. De guitarras estridentes a canciones anestésicas, envolventes y oníricas.

Tenía fama de huraño, y mal encarado con la prensa. Mataba con la mirada si la pregunta no le gustaba. Entre sus frases célebres están estas: “soy un artista y eso significa que puedo ser tan egoísta como quiera” o “algunos afirman que soy un terrorista, un dictador, y tienen razón”.

De mal carácter, imprevisible e incluso violento. Lou Reed era realmente un tipo que daba miedo. Al lado de otros artistas polémicos como Mick Jagger o Dylan, él era el mísmisimo Satán. En una ocasión, cenando con Bowie, de pronto se abalanzó sobre el cantante y comenzó a golpearle en la cara. No sabemos los motivos. Pero sí que a pesar de todo esto, se trataba de un genio con mal genio, un transgresor y creador de nuevas corrientes que nacían de su propia personalidad, que no era otra que la de caminar por el lado salvaje de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s