Las claves científicas para el éxito de una canción

Un estudio asegura que la mejor canción para perder miedo a volar es Someone Like You’ de Adele.

Y es que hay canciones que son perfectas para ciertos momentos del día, y otras que científicamente se pegan a tu cabeza y no salen

Noventa y nueve de cada cien personas son susceptibles al síndrome de la canción pegadiza (earmworm o “gusano del oído” en inglés), que implica que al escuchar ciertas melodías estas resuenan una y otra vez en la cabeza de manera incontrolada.

De acuerdo con James Kellaris, de la Universidad de Cincinnati (EE UU), el efecto es mayor si la canción es la primera que escuchas al levantarte, o lo último que oíste por la noche antes de dormir.

Según un artículo de Rolling Stone  en ambos casos la tonadilla se queda “adherida” al córtex auditivo del cerebro, encargado de procesar los sonidos. Y la necesidad de tararear esas canciones funciona como una especie de “picor mental”, según Kellaris, que solo se alivia repitiendo una y otra vez la melodía. El efecto puede durar horas o días.

Hay muchas listas sobre estas canciones, pero nosotros hemos seleccionado la que los científicos consideran como las canciones más pegadizas de la historia de la música

“Todos los éxitos musical depende de las matemáticas, la ciencia, la ingeniería y la tecnología. Desde la física de las frecuencias de sonido que determinan el tono y la armonía, a los procesadores digitales de alta tecnología y los sintetizadores a los que se pueden añadir efectos de hacer una canción más pegadiza”.

Lo dicen los científicos de la Universidad Goldsmiths (Londres) según NME. En la conclusión las seleccionadas tienen cuatro características comunes:

– Los contenidos y frases musicales son largas y detalladas

– Tienen varios cambios de tono en el coro.

– Los cantantes eran hombres.

– El cantante tiene un alto nivel vocal.

Este éxito de Van Morrison, es una de las 10 canciones más pegadizas

 

En primer lugar, el aire que tome el cantante para cantar los versos de la canción, de tal manera que cuanto más largo es el tiempo que sostiene las palabras, más fácil es que nosotros cantemos con él.

En segundo lugar, cuanto mayor es el número de sonidos y matices que se introducen en el coro, más pegadiza será la canción.

 

En tercer lugar, las canciones con voces agudas de hombre y grandes esfuerzos vocales indicarían mayores dosis de energía.

 

El sexo del vocalista también influye. Acompañar al cantante puede ser, según los investigadores, una especie de grito de guerra subconsciente, por lo que cantar junto a un hombre podría despertar una parte tribal de nuestro ser humano primitivo o tribal que se dirige hacia una batalla.

 

Como finalista, esta canción, pero que ha quedado en segundo lugar

 

Y.M.C.A., de los Village People ha sido desbancada por otro himno. Es este:

 

Según concluye el estudio, dirigido por el musicólogo Alisun Pawley y el psicólogo Daniel Mullensiefen, la canción más pegadiza y, por tanto, la más susceptible de ser cantada a la vez que suena por la gente es We Are The Champions de Queen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s